El periódico EL MUNDO ha publicado un artículo sobre el comportamiento heroico del Comandante de Caballería D. Miguel Ángel Franco Fernández en Mali.

El periódico El Mundo pública un artículo titulado ” Un comandante español “salvó muchas vidas” en el ataque yihadista contra un hotel de Mali”

Se describe en este artículo de manera somera el comportamiento heroico del comandante de caballería del Ejercito de Tierra español, Miguel Ángel Franco Fernández durante el ataque terrorista en el Campamento Kangabá en Mali el domingo 18 de junio.

Tras realizarse averiguaciones entre los militares y civiles víctimas del ataque se ha podido comprobar que el comportamiento del Comandante Franco y el del equipo nacional de inteligencia desplegable (ENID) de la embajada de España en Mali es aún más heroico de lo que se sabe.

El comandante Franco con otros militares de la misión de la Unión Europea, había ido a pasar el domingo al Campamento Kangabá ( un espacio de ocio normal nada lujoso, con piscinas, restaurante, instalaciones deportivas, cabañas, en un terreno agreste a las afueras de Bamako).

Por la mañana, nada más llegar, el comandante Franco había reconocido el terreno y considerado la vía de escape en caso de problemas siguiendo un protocolo establecido. Estaba en una tumbona después del almuerzo cuando sonaron los primeros disparos. Asumió el mando aun habiendo oficiales superiores extranjeros, entre ellos varios tenientes coroneles. Condujo un grupo de doce personas (entre militares y civiles) incluidas una niña y un bebé, a esconderse en la maleza por la vía que había identificado como posible evacuación.

Observó que un Tcol húngaro tenía una bolsa en la que portaba una pistola y 14 cartuchos. El oficial húngaro estaba en shock, ante ello se la pidió para poder defender el grupo.

Se escondieron pero los terroristas comenzaron a acercarse. Cuando estaban a 20 metros y acercándose, se hizo evidente que los iban a descubrir, en ese momento el comandante Franco abrió fuego para defender al grupo, economizando al máximo sus 14 cartuchos.

Mientras el resto, civiles y militares, permanecía a cubierto, el comandante Franco corría arriba y abajo por el monte, descalzo y en traje de baño, buscando posiciones de tiro. Según relatan algunos es posible que hiriera a uno de los atacantes. Gracias a esta acción los terroristas se replegaron hacia lo alto de la colina y el grupo volvió a esconderse.

El comandante Franco ( quien tenía los pies destrozados) entró en contacto por teléfono con los miembros del Equipo de Inteligencia desplegable de la embajada española, quienes desde que tuvieron conocimiento del ataque habían salido hacia la zona, con la suerte de que se aproximaron por el sur, donde estaba el grupo del comandante Franco, y no por el norte, como todos los demás (fuerzas especiales malienses, Barkhane, EUTM, MINUSMA).

Acordaron un punto de encuentro por teléfono. Entonces los terroristas, acosados por el norte por las fuerzas antiterroristas que ya habían llegado para entonces, volvieron a acercarse. Al Comandante Franco sólo le quedaban cuatro cartuchos. No podía moverse con los pies destrozados.

Ordenó al grupo que se pusieran en la desenfilada de la colina y él quedó apostado para detener a los terroristas con los cuatro disparos que le quedaban. En esto llegaron, a pie porque el terreno era inaccesible, los miembros del ENID: el capitán de Infantería de Marina, Lorenzo Vingut, y los brigadas Nicolás Varela, José Paños y Jorge Gual.

Uno de los brigadas se echó al comandante a los hombros y salió a escape monte arriba hasta ponerlo en la desenfilada.

Otro brigada consiguió varios pares de zapatos. Con esos zapatos y con los de algún miembro del ENID que cedieron para que los otros, que ya tenían los pies mal, pudieran caminar, fueron yendo hacia los vehículos. A los que estaban peor los llevaron a hombros. Necesitaron varios viajes.

Con mucho esfuerzo, todos llegaron a los dos vehículos. No cabían todos y el tiroteo seguía. Pidieron más vehículos a la MINUSMA y, finalmente, consiguieron ponerse todos a salvo.

Los cinco militares españoles demostraron valor, serenidad y preparación en grado extraordinario.

Hechos así demuestran la valentía de los miembros de las Fuerzas Armadas españolas y los valores que en ellos imperan. Hollywood hubiera hecho ya una serie, en España pasa desapercibido

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.