Nuestro asociado Justo Huerta Barajas, presento en El Alcazar de Toledo su libro:Gobierno y Administración Militar en la II República Española

160920-gob-y-admon-militar-ii-rep-justo-huertas

El Diario La Tribuna ha publicado la siguiente reseña del acto:
Huerta Barajas explica en su trabajo los problemas de personalismos entre Alcalá-Zamora y Azaña, así como que la falta de reformas en el Ejército llevaron al triunfo del golpe de estado del 18 de julio
Cuestiones como la pugna personal en la defensa y el orden público entre los presidentes de la República y del Gobierno, Alcalá-Zamora y Azaña, o la falta de los grandes cambios que se necesitaban en el Ejército fueron algunas de las cuestiones que llevaron al golpe de estado militar que inició la Guerra Civil. Así lo explicó ayer en el auditorio del Museo del Ejército en el Alcázar de Toledo el militar y docente Justo Alberto Huerta Barajas, durante la presentación de su libro ‘Gobierno y Administración Militar en la II República Española’.

Huerta Barajas logró con este trabajo en 2011 el Premio Nacional de Investigación en Defensa. Se trata de un estudio sobre el funcionamiento de todo el sistema militar en la II República (incluidos los ministerios de la Guerra y de Hacienda), que busca conocer los mecanismos que dieron lugar
al golpe de estado del 18 de julio.

Estaba previsto que acudiera a la presentación el presidente de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, Juan Velarde Fuertes, que finalmente se excusó por motivos de salud. Sí estuvieron presentes el Consejero del Tribunal de Cuentas Ángel Antonio Algarra. Junto a él, acudieron los secretarios generales técnicos de la Presidencia del Gobierno y del Ministerio de Defensa y el catedrático de Historia del Derecho Juan Carlos Domínguez Nafría. También acudieron el director general del Instituto Histórico de Cultura Militar, de la Fuente Chacón, y el director del Museo del Ejército,
Juan Valentín-Gamazo.

Huerta Barajas explicó que «los personalismos políticos» y las diferencias entre los presidentes de la República y el Estado hicieron que, cuando se produjo el golpe de estado, no se conocieran el funcionamiento de las instituciones. Además, no se acometieron las reformas reales previstas, y tras reformas mal hechas, se produjeron frustraciones.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.